ADULTOS

Nuestra parroquia es una comunidad acogedora que ayuda a la educación de la fe. A través de los grupos y servicios pastorales que tenemos, procuramos ofrecer la respuesta de Jesús a las necesidades vividas por la persona o grupos de personas con las cuales llevamos itinerarios de profundiación, asimilación y vivencia de la fe cristiana.

Somos conscientes de que toda la comunidad parroquial es responsable del anuncio del evangelio, de todas las obras de evangelización, de la pastoral de nuestra parroquia. Este anuncio lo realizamos a través de la diversidad de carismas (dones) que se configuran en los distintos ministerios (servicios o funciones), pero sobre la base de que existe una unidad de misión. Todos, sacerdotes, religiosos y laicos, nos sentimos responsables en la Iglesia para que esta verdad cumpla su misión evangelizadora en medio del mundo.

Nuestra parroquia quiere ser una comunidad de comunidades que crea a su alrededor todo un tejido de grupos pequeños o de talla humana, comunidades, adecuadamente interrelacionados entre sí y con ella misma, donde se puede compartir, profundizar y vivir todas las dimensiones de la fe cristiana, donde puedes encontrarte con los demás.

En esta pastoral, complementaria de la familiar y de la de jóvenes, os ofrecemos grupos con compromiso transformador, sentido fraterno y comunitario, con catolicidad y anchura de miras. Es una pastoral en la que nuestra comunidad parroquial de un modo u otro da a los miembros de los grupos, a través de la experiencia, la conciencia y la comprensión del sentido último y del objetivo de sus vidas, ayudándoles a interpretar su experiencia, a encontrar a Dios, a buscar su Reino en este mundo y después de él.

 

ACCIÓN ASOCIATIVA Y DE MOVIMIENTOS

En la exhortación apostólica Christefideles laici de Juan Pablo II, recordándonos el Sínodo de los Obispos de 1987, se nos dice: “los carismas, los ministerios, los encargos y los servicios del fiel laico existen en la comunión y para la comunión. Son riquezas que se complementan entre sí a favor de todos, bajo la guía prudente de los pastores”.

La Parroquia ofrece un modelo clarísimo del apostolado comunitario, porque reduce a unidad todas las diversidades humanas que en ella se encuentran y las inserta en la universalidad de la Iglesia (AA 2). En la comunidad parroquial. hace más cercana y visible la realidad de la Iglesia, Pueblo y Familia de Dios. En ella se torna más posible y más al alcance de todos la participación que a los cristianos corresponde en la misión salvadora de la Iglesia -como miembros que son de ese Pueblo y partícipes del Sacerdocio de Cristo.

Esa participación y corresponsabilidad, puestas especialmente de relieve por el Vaticano II, por dimanar de funciones y carismas que el Espíritu del Señor otorga a cada bautizado, necesitan de cauces adecuados por donde discurran ordenadamente para común utilidad.

 

EQUIPOS DE BIENESTAR

El templo y las instalaciones parroquiales, como todo edificio, necesitan un mantenimiento (electricidad, fontanería, pintura, plantas, jardinería, decoración, limpieza, carpintería, etc) para su conservación y para poder utilizarlas con normalidad por los diferentes grupos y servicios pastorales. Para ello, hemos creado en la parroquia estos equipos que son:

EQUIPO Limpieza.- Los miércoles de 09:00 a 11:00 h.

EQUIPO “J” (mantenimiento)

OSTIARIOS

Ellos hacen posible el bienestar de todos los que venimos a la parroquia. Puedes colaborar como voluntario en ellos con tu tiempo y trabajo una vez a la semana o dos veces al mes.

Te necesitamos.